¿Qué es el aprendizaje conectado?

conectadoEl aprendizaje conectado, otro término en auge, es un enfoque educativo que tiene en cuenta las singularidades de esta era digital y en la que el aprendizaje es una demanda constante.

Algunos principios:

  • El aprendiz es el centro. Se trata de aprender para toda la vida al tiempo que se desarrollan competencias y capacidades acordes para este siglo (comunicación, colaboración, etc)
  • Construye sobre las bases. Si bien las bases formativas, obtenidas generalmente vía escuela, son importantes, se hace necesario (de)construir sobre las mismas, e incluso desaprender varias cosas, ya que el mundo actual no es fijo ni estable.
  • Conecta esferas. Cuatro esferas del aprendizaje se conectan: lo académico, los intereses personales, los mentores y los pares.
  • Aprovecha la tecnología. Los avances, la innovación y, en suma, las herramientas intelectuales de nuestra época deben usarse en pro del aprendizaje.
  • Hacer, crear y producir. Estos tres verbos se constituyen en caminos poderosos para el aprendizaje significativo y el entendimiento.

En suma, este enfoque se centra en los estudiantes; promueve el aprender haciendo y la experimentación constante como medios claves para el desarrollo de competencias y capacidades; pone en un primer plano los intereses personales y las actividades que apasionan a los estudiantes pero que no se circunscriben al currículo de la escuela; aboga por un aprendizaje intergeneracional conectado a través de propósitos comunes y compartidos; cree en el aprendizaje entre pares y en la cultura participativa del intercambio común; busca conectar los aprendizajes de la escuela con el hogar y la comunidad; y finalmente, espera vincular todo lo anterior con que sucede en los claustros académicos a distintos niveles.

Ejemplos hay varios. A nivel ya más local, este y este.

El infográfico de abajo resume mucho mejor lo escrito:

DG_Macarthur_r03

Sobre el aprendizaje en red

En el 2008, George Siemens describió e hizo un breve recorrido histórico sobre el aprendizaje en red. Esa ya clásica entrada, traducida al castellano por Diego Leal, es importante al menos por tres razones.

  • Nos recuerda las raíces históricas de ese concepto. El aprendizaje en red no nació con la aparición de las computadores aunque sí se hizo más visible gracias a la popularización de éstas y otras tecnologías digitales. Desde siempre, los humanos hemos tendido hacia las interacciones sociales, buscamos formar redes de acuerdo a nuestros intereses y hemos aprendido muchas cosas con la ayuda de otros.
  • La gran carga semántica que tiene el término Redes de aprendizaje. Como pasa con muchos términos que se vuelven de uso común en los diversos espacios académicos, Redes de aprendizaje ha empezado a significar una gran cantidad de cosas: desde una serie de nodos conectados, pasando por una acepción que se reducía a una mera infraestructura física, hasta un referente que ilustra procesos de enseñanza y aprendizaje actuales. La polisemia del término es evidente.
  • Evolución de la idea de redes en el contexto educativo. Asociado a lo anterior, el concepto de redes ha pasado al menos por cinco etapas en el contexto educativo. En la primera, la idea de red está asociada casi exclusivamente a las infraestructuras físicas (salones con acceso a internet, espacios adecuados de trabajo, etc). En la segunda, que quizás no aplique del todo en nuestro contexto, los educadores empezaron a establecer puentes con disciplinas académicas, como la Sociología, Matemáticas y la Física, que ya tenían tradición en temas como redes, comunidad, entre otros. En la tercera, gracias a los nuevos escenarios que posibilitan los espacios digitales, se empiezan a rescatar referentes teóricos que ayudan a ver la cognición como un asunto distribuido y social, y no como algo que sucede en la cabeza de una única persona y no tiene incidencias en el contexto social y cultural que se presenta. Por desgracia, esto todavía no se manifiesta con el mismo vigor en la práctica tal como sí lo hace en la teoría. La cuarta etapa se caracteriza por la popularización del concepto de red gracias no sólo a la publicación de una serie de libros, aún bastante desconocidos en nuestro medio, de Castells, Barabási, entre otros, sino también a la creciente aparición de medios sociales digitales (MySpace, Facebook, Twitter, etc) que posibilitan, más no garantizan, la creación de redes. En la quinta, que integra todas las anteriores, ya se trata de ver cómo los modelos de red, con el auspicio de recursos digitales, pueden apoyar y fomentar los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Esta última fase es la puerta de entrada a las nuevas perspectivas frente al aprendizaje a la luz de los contextos actuales en que se mueven los nuevos aprendices. No hay que olvidar que hubo cambios en el entorno y que ello invita a nuevas reflexiones alrededor del tema que ahora nos compete: la educación.

Sigue la reflexión 🙂

Sobre inteligencias múltiples, aprendizaje personalizado y otros temas

Genial esta conversación entre Eduardo Punset y Howard Gardner para el programa Redes para la Ciencia. Entre las muchas ideas que se desarrollan, quisiera rescatar tres. 

  • La Inteligencia, un concepto polisémico. Aunque tradicionalmente se ha manejado una noción estándar y algo reducida sobre la Inteligencia, Gardner viene a enseñarnos que ésta puede, y debería, entenderse de una manera amplia y con una carga semántica mucho mayor. Así, nos habla de al menos 8 tipos de inteligencias: 
    • Visual – espacial
    • Verbal
    • Kinestésica
    • Lógico – matemática
    • Musical
    • Intrapersonal
    • Interpersonal
    • Naturalista
  • Educación personalizada a través de las TIC. A diferencia de otras épocas, los dispositivos tecnológicos actuales permiten no sólo personalizar los contenidos de aprendizaje sino que son unos potentes instrumentos cognitivos ajustables a nuestra medida. A lo Jonassen, las TIC son potenciales herramientas de la mente ya que aprendemos con ellas, y no simplemente de ellas.   
  • Rol de los docentes. Actualmente es anacrónico seguir pensando que los docentes son los únicos transmisores del conocimiento y que su rol se reduce a revelar, en el aula de clase y de manera paulatina, una serie de contenidos sobre determinados temas. Quizás sea más adecuado, o al menos más interesante, pensar en éstos como guías, esto es, como unas personas que son capaces, entre otras cosas, de identificar las tipos de inteligencias de sus estudiantes y puedan ayudar a potencializar, mejorar y estimular las mismas de acuerdo a las capacidades de cada uno.      

En fin. Imperdible la entrevista.

 

“The Granny Cloud”, el nuevo proyecto de Sugata Mitra

Sugata Mitra, el profesor y educador hindú conocido por su interesante experimento educativo llamado Hole in the Wall, se encuentra trabajando ahora en un proyecto que traducido al castellano sería algo así como “la nube de abuelitas”. Básicamente, la idea consiste en que una vez a la semana, por medio del Skype, un grupo de abuelas de Inglaterra dialoga con un grupo de estudiantes de la India y hacen lo que hacen tan bien las abuelas: contar historias, estimular nuevas ideas, jugar, y ofrecer maneras alternativas de ver y comprender las mismas cosas de siempre. Una idea sencilla pero extremadamente poderosa. El video de arriba explica el proyecto con mucho mayor detalle. (Vía: SpotlightDML)

La innovación educativa en los barrios pobres

Charles Leadbeater plantea varios asuntos bien interesantes. Por ejemplo, ¿qué pasa cuándo la innovación radical viene de lugares con grandes necesidades económicas y materiales?, ya que esperar unos 10 años para recibir la “prometida recompensa educativa” es demasiado tiempo para las personas pobres, ¿porqué no pensar en una educación que ofrezca recompensas en el corto plazo?. Además, ¿qué tal un sistema educativo que parta de preguntas y no de conocimientos impartidos?, ¿o del juego y no de lecciones magistrales?, ¿o que parta del principio de que antes de enseñar, hay que atraer a las personas para ello? Por último, ¿será verdad que necesitamos otro tipo de innovación para la escuela? Quizás sí.